Voluntariado Colombia

Tú decides dónde, cómo y cuándo     

Voluntaria en la Fundación Las Golondrinas

Enviada por: Catalina López
Comparte esta experiencia

Hace 9 años soy voluntaria de la FUNDACION LAS GOLONDRINAS, que atiende más de 10.000 niños y jóvenes en Medellín y otros 39 municipios de Antioquia. He pasado por varias actividades en la Fundación a través de los años y todas me han dejado una experiencia que ha enriquecido mi vida haciéndome consciente de la vida de otras personas y por ende entendiendo mas el entorno de una ciudad como Medellín. Trabajamos en comunidades vulnerables, con ingresos escasos y condiciones de vida muy duras.
Empecé trabajando en EL ROPERO y mi contribución consistía en conseguir las prendas y artículos para luego venderlos a muy bajo precio, en una pequeña tienda en la comuna 8, arriba en la montaña. Las personas que atendíamos madrugaban muchísimo y hacían filas muy largas para estar listas cuando abríamos el ropero a las 7:30 am. Ver su cara cuando encontraban el artículo que necesitaban o habían pedido, nos impulsaba a buscar con más ahinco los artículos de hogar que tanto apreciaban. Aprendimos a conocer las señoras y sus problemas, a reconocerlas y a conversar un poco con ellas los días que abríamos el ropero. Cuando íbamos de camino, muy temprano en la mañana, hablábamos sobre las cosas que llevábamos para vender y nos emocionaba pensar e imaginar sus caras y su alegría por algo que sabíamos les iba a gustar mucho. Más adelante quise trabajar con niños más pequeños, en el Colegio de la Fundación, enseñando un programa de autoestima y valores que trasladamos de un colegio privado de la ciudad. Con una amiga lo implementamos y lo adecuamos a este nuevo entorno y realmente era emocionante actuar y cantar con los niños. Compartir con los niños y sus profesoras nos hizo consientes de realidades cotidianas como la falta de desayuno en la jornada diaria, o el abandono psicológico y/o maltrato infantil.
Consciente de la necesidad de conseguir aliados, socios y patrocinadores para los programas nuestros de Educación, Salud y Generación de ingresos, empecé un trabajo administrativo en el Consejo de Dirección de la Fundación, también como voluntaria y allí, junto a los otros miembros hemos hecho una labor que nos apasiona, contactando la empresa privada para que conozca y se involucre junto a nosotros en las diferentes líneas de intervención de la Fundación. Hace un año inauguramos otra sede de nuestro colegio, para 550 niños y nos llena de orgullo decir que esta obra se realizó aunando esfuerzos, voluntades, habilidades y asesorías de arquitectos, ingenieros, firmas constructoras y donantes particulares. Hoy en día estamos a punto de inaugurar la segunda etapa, una sala cuna para 400 niños, con la misma modalidad de financiación: aunando esfuerzos de diferentes sectores mostrando eficiencia, transparencia y resultados en la gestión administradora de recursos y en la construcción del edificio. Al mismo tiempo, junto a otro miembro del Consejo, hacemos unas reuniones semanales con los jóvenes de último año, en las cuales hablamos con ellos en un ambiente tranquilo, sin estrés, y tocamos diferentes temas tratando siempre de relacionar la geografía, con la historia, con la cultura, con gramática. A estas reuniones también llevamos invitados, que pueden ser nuestros hijos universitarios para que les hablen sobre las carreras, una amiga que sabe de artistas, otra que les hable de nutrición, profesionales de la Fundación en Psicología o Pedagogía...

Este voluntariado me llena de emoción, de ganas de llevar temas que les interese, de mantener su atención, de conseguir material que les aporte para su futuro profesional y emocional. Me doy cuenta de lo mucho que hay dentro de mí que puede servirle a otro ser humano, de la importancia de estar para ellos, de oírlos, reírnos juntos, corregirlos con cariño....Mi voluntariado me convierte en una persona más compasiva, tolerante y activa. Creo que el voluntariado es simplemente el trabajo de una hormiga, que se une al de otra y otra...hasta que finalmente se construye una red lo suficientemente fuerte que pueda ser el soporte del crecimiento, el desarrollo, el bienestar y la inclusión de una comunidad en situación de vulnerabilidad que quiere salir adelante. Como dijo MARGARET MEAD "Nunca dudes que un pequeños grupo de ciudadanos comprometidos y pensantes pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado"

Un proyecto de