Voluntariado Colombia

Tú decides dónde, cómo y cuándo     

La Historia de Moisés Galezo

Enviada por: Moises Galezo
Comparte esta experiencia

¿Cuándo empezaste a hacer voluntariado?

Inicié mi labor como voluntario un 5 de septiembre hace ya 8 años, en la Asociación de Voluntariados El Sembrador Bolívar.

¿Por qué escogiste trabajar en el área en que has ganado?

No es que tenga un área preferida de trabajo en lo que al voluntariado respecta, siempre estoy atento a captar las necesidades de las personas y ejecutar acciones colectivas respecto a ellas, pero sin duda alguna algo de lo que estoy convencido es que un joven educado tiene las herramientas necesarias para transformar el mundo, al igual que jóvenes como Malala creo que la educación debe ser lo primero y más para un joven. Repito esta es la herramienta transformadora por excelencia de las realidades actuales de nuestras juventudes.

¿Cuál ha sido la experiencia que más te ha cambiado?

En estos 8 años el compartir con distintas poblaciones y grupos sin duda han sido experiencias que han formado mi carácter y me han hecho un ciudadano distinto, por esto estoy convencido que en lugar de prestar ayuda a otros, ellos han sido los que me han ayudado a mi y han cambiado mi vida, pero recuerdo la experiencia que afirmo mi proceso como voluntario y aunque es la más sencilla que he vivido, es la que más me marco:"Cuando inicie mi primer año como voluntario es difícil siempre adaptarse a convivir con personas de muy escasos recursos y en condiciones de vulnerabilidad, en un 25 diciembre, con un grupo unos amigos, fuimos a repartir algunos regalos en un barrio muy pobre de la ciudad de Cartagena, aun tenía 13 años por lo que mis padres me daban regalos, pero en ese año recibí un detalle que desprecie y decidí llevarlo junto con los otros regalos a este barrio para obsequiarlo, en el momento de la entrega habían muchos niños, todos corriendo y felices por los detalles que se estaban entregando y cuando entregue el regalo que desprecie a un niño, el corrió adarme un abrazo y con un fuerte apretón me dijo gracias por hacerme sonreír en esta navidad, de inmediato me quebrante porque entendí el valor de las cosas, y es que no es un apego material o el valor si no el detalle y la intención de siempre esperar una sonrisa y un gracias" en las cosas simples de la vida está el pleno disfrute y de allí no he parado de trabajar como voluntario.

¿Alguna vez has tenido que renunciar a un voluntariado?

Por suerte no, el sembrador es una organización que representa siempre una familia, por esto desde que allí firme mi acuerdo de voluntades, siempre he trabajado con ellos y para ellos y he sido un voluntario activo desde entonces.

¿Cómo compaginas tu vida académica, profesional o social con tanto voluntariado? ¿Qué consejos darías a una persona que no sepa cómo compaginar?

Muchas personas creen que las actividades centrales son el estudio o el trabajo y las demás cosas complementas sus actividades, es decir, que muchos asumen el voluntariado como una actividad extracurricular que completa sus actividades principales, pero para mí es todo lo opuesto, mi actividad principal siempre es el voluntariado, y estas acciones complementan mis otras actividades, las académicas y laborales, por lo que se me hace simple compaginarlas ambas, y esta actitud diferente frente a la vida, me ha llevad a ser exitosamente diferente en las otras áreas de mi vida. Mi concejo para esas personas que anhelan ser voluntarios pero se les complica, les sugiero no tomarlo como una carga, pero tampoco como un relleno, sino verlo y hacer de ello un estilo de vida, así se complementaran con sus otras actividades y todo saldrá mejor.

¿Qué has aprendido de ti misma, de la vida y del mundo en tu tiempo como voluntariado?

Sin duda he aprendido a conocerme y a conocer mis capacidades expresadas en un 100%, he aprendido a ser libre y en esta tierna labor social he visto como he crecido en todas las áreas de mi vida, me caracterizo actualmente por un espíritu de liderazgo que antes desconocía, y de la vida, y sobre todo de los colombianos he aprendido que es un país inmensamente rico en amor, ternura y espíritu de superación. Es bueno saber que en un mundo globalizado la principal necesidad que tenemos todos, no es de un Smartphone o tableta o carro, si no por el contrario la principal necesidad del mundo es sentir un abrazo, apoyo y alguien que te escuche, y eso es lo que hace un voluntario, por esto considero que el voluntariado no es de personas ricas a pobres, como en la cooperación internacional Norte Sur, sino de todos hacías todos.

¿Qué recuerdas de tu primer voluntariado? ¿A qué edad fue y en qué área?

Pues solo he trabajado en el sembrador desde los 13 años

¿Qué recomendaciones darías a una persona que se ha desanimado con el voluntariado?

Más que pensar en cualquier motivación, considero que debes pensar por un momento en aquellas personas que han contribuido al cambio de tu vida, eso te lleva a pensar en porque estás haciendo voluntariado y las realidades que puedes ayudar a cambiar, no podemos seguir siendo ajenos a las necesidades de los demás, como he aprendido, el que no vive para servir, no sirve para vivir.

Un proyecto de