Voluntariado Colombia

Tú decides dónde, cómo y cuándo     

Ser Voluntario: Una Opción para el Desarrollo

Enviada por: Gabriel Eduardo
Comparte esta experiencia

Desde el día en que decidí estudiar Psicología tuve muy claro un objetivo en mi vida como profesional: Ayudar a otras personas.
La vida profesional me llevó a trabajar en una rama totalmente de la psicología, sin embargo siempre estuvo esa inquietud de la Psicología Social y Comunitaria en mi vida. En agosto de 2013 logré entrar en contacto con la Fundación Huellas de Bienestar a través de la página web de Voluntariado Colombia. La actividad desarrollada, la primera que desarrollaba desde hace algún tiempo, consistió en una Jornada de Apoyo al Desarrollo en Cartagena del Chairá (Caquetá) con una duración de tres días en la población junto con un grupo de profesionales y estudiantes de diversas áreas de la salud. En estos tres días mi trabajo estuvo enfocado en la atención psicológica de pacientes en terapias grupales e intervenciones individuales, lo cual me preocupaba un poco dado que hace mucho no hacía este tipo de intervenciones. Al llegar al colegio donde desarrollamos la jornada el impacto fue inmediato: Ver una fila de personas esperando a que iniciara la jornada a pesar del clima (sol y lluvia) y la cara de expectativa de cada uno de ellos. La jornada empezó pronto y todos los voluntarios asumimos nuestras responsabilidades, en psicología fui alternando algunas charlas grupales sobre buen trato y cuidado familiar y la intervención breve en entrevistas individuales. A lo largo de los dos días de jornada tuve la oportunidad de atender muchas personas, cada uno con una razón diferente para asistir y cada uno con una solución única a su problema, pero todos compartiendo algo: todos obtuvieron una palabra de alivio que en mayor o menor medida les ayudó a aliviar su motivo de consulta, y todos me llenaron de gratitud al permitirme conocerlos para aportar en la solución de sus conflictos. Al final de la jornada me impresionó sentirme tan liviano a pesar de haber atendido tantas personas en dos días y haberles brindado herramientas para solucionar o al menos sobrellevar sus conflictos internos, sentía como si ellos a su vez me hubieran liberado de algunas tensiones del día a día, y además sentía mi corazón muy lleno de la gratitud de cada uno de ellos.
Al escribir este texto reflexioné sobre los aprendizajes de la jornada, profesionalmente aprendí mucho sobre diversas técnicas en psicología, así como reforcé el manejo de grupos y la construcción rápida de empatía con el paciente. Adicionalmente fue un momento de aprendizaje a nivel personal, para darse cuenta de la situación que viven muchas personas en nuestro país y en el mundo, y que nosotros muchas veces estamos tan ajenos a esa realidad que preferimos ignorarla. Por eso, si estás interesado en participar como voluntario en alguna causa (cualquiera que sea) te invito a que lo hagas, sin importar las dudas o temores que puedas tener, siempre en cualquier voluntariado vas a encontrar personas muy humanas que te brindarán una mano para ayudarte a crecer y aprender mucho más personal y profesionalmente.

Un proyecto de