Voluntariado Colombia

Tú decides dónde, cómo y cuándo     

Voluntario siempre, Siempre Voluntario

Enviada por: León Ramiro Ordóñez Zambrano
Comparte esta experiencia

El Cauca vivió en Noviembre de 2012, los XIX Juegos Nacionales Deportivos, que por primera vez en toda la historia deportiva del Departamento, albergó a más de 4.000 deportistas y más de 1.000 delegados deportivos.

Muchos fuimos escépticos con la realización de estas justas deportivas, debido a que la infraestructura deportiva se inició a construir muy tarde, así como la preparación y organización logística, no obstante que desde hacía dos años, veníamos insistiendo en la formación y capacitación del voluntariado deportivo, sin recibir apoyo de las instituciones regionales.

Sin embargo, faltando escasos dos meses para iniciar las competencias, nos propusimos desde el SENA y previa convocatoria a cerca de 700 jóvenes, adultos y adultos mayores, formarlos mediante un curso de Servicio al Cliente para Voluntariado Deportivo, con el cual, quedaríamos preparados para asumir por primera vez, el reto de ser voluntario.

Dividimos este gran grupo en 5 subgrupos de 140 personas, con dos de ellos, trabajando simultáneamente sábados y domingos, siendo preciso manifestar que el primer día de capacitación, al llegar a uno de los auditorios, me encontré con un panorama “algo desconsolador”, por cuanto, tenía la esperanza de encontrarme con un grupo de personas dinámicas, dispuestas y bien puestas, con las que seguramente tendría poco por hacer y formar. Y es que al ver sus “pintas”, sus actitudes y su postura, y habiendo visto el protocolo de los voluntarios de los olímpicos de Beijing y de Sidney, lo que encontré en mis grupos, desdecía de logro que aspiraba tener con este voluntariado, a sabiendas que también era mi primera experiencia como tal.

Afortunadamente conté con el apoyo de cuatro instructoras del SENA que supieron explorar el mejor lado actitudinal de estas personas, al punto que al segundo día, ya teníamos a un grupo de personas gritando “Cauca, Cauca, Caucaaaa; Juegos, juegos, Juegooossss”, pintando carteles, haciendo porras y canciones y publicitando las justas.

Esto me conmovió tanto, que me dejé contagiar de esa emotividad y logramos, lo que para muchos de nuestros ciudadanos, aún era solo una expectativa, darles a conocer que en Popayán y en el Cauca, se iban a realizar los Juegos Nacionales y para ello, salimos a las calles, nos tomamos los semáforos, pintamos nuestras camisetas con el logo de los juegos, hicimos danza, teatro y hasta proyectamos un grupo musical.
Al sol o bajo la lluvia, con sed y con sudor, fuimos y vinimos por las calles de Popayán diciendo que los juegos si se harían y que invitamos a toda la ciudadanía a que los vivieran, nos tomamos las emisoras radiales, pero solo una nos brindó el espacio, las demás pretendieron cobrarnos y decidimos desde afuera de sus instalaciones gritar “Juegos, juegos, juegoooooos”.

La certificación del curso fue todo un acontecimiento, el escenario dispuesto estuvo a reventar y la emotividad en su mayor nivel, preparamos danzas y ensayamos nuestra porra favorita y recibimos el diploma que nos acreditaba hasta ese instante como voluntarios de los juegos, a sabiendas que tendríamos que seleccionar solo 480, requeridos para Popayán y así lo hicimos.

Y llegó el gran día, el día de la inauguración de las justas deportivas y como siempre en Colombia, que dejamos todo para última hora, los uniformes de voluntario, llegaron la noche anterior, y bajo un torrencial aguacero nos los entregaron, por lo que muchos debimos recurrir a la plancha para secarlos para poder lucirlos con todo el ORGULLO, al otro día.

Nos dispusimos a levantarnos muy temprano, 4:40 de la mañana, pues en los escenarios debíamos estar a las 6 am, y con nuestro uniforme puesto, y con la promesa de un almuerzo que nunca nos dieron, de un refrigerio recargado que tampoco nos dieron, una fiesta de integración que nunca nos cumplieron, SERVIMOS durante 14 días, en los cuales, muchos vivimos y en mi caso personal una de las 4 experiencias más hermosas de mi vida. El saber que se puede y se debe creer en la gente, en su voluntad, en su capacidad de servicio, en su actitud y responsabilidad ante el compromiso y el reto y que en Colombia, si existen personas comprometidas con las buenas causas.

Y el día final, en un círculo formado en el escenario mayor, recibimos el agradecimiento presidencial, de las autoridades regionales y locales, a las cuales, respondimos con nuestro grito, acuñado desde el alma y que permanecerá por siempre en nuestros espíritus:

-Quien es usted,
-Soy voluntario
-No lo escuché
-Soy voluntario,

-Una vez más
-Soy voluntario
-Soyyyyy, soyyyyy voluntariooooo soyyyyy
Yo vine a ayudarrrrr
Para los juegos realizar
Vive los juegooooosssssssss

Y aún hay más historias de vida que contar de este grupo de seres humanos que decidieron servir y que hoy continúan prestando su servicio a las buenas causas en la región, al punto que hemos participado de los Juegos Nacionales SENA, Juegos Intercolegiados Supérate Regional Pacífico, Juegos Intercolegiados Fase Final en Bogotá, XXII Campeonato Nacional Infantil de Fútbol de Salón Masculino, II Correría en Bicicleta de Montaña por el Macizo Colombiano y del 9 al 16 de Noviembre en el Suramericano Infantil de Voleibol Femenino.

Así mismo, hemos formulado una propuesta que pretendemos mediante la ejecución del Plan de Movilidad y del Sistema Estratégico de Transporte Público de Popayán, incidir en la generación de cultura ciudadana, donde como voluntarios, colocaremos nuestra experiencia ya vivida, para orientar al resto de payaneses, sobre lo que como ciudad y ciudadanos podemos aportarle a país.

Hoy puedo decirle a mi generación, que soy Voluntario Siempre y podré contarle a la generación de mis hijas que seré Siempre Voluntario.

Un proyecto de