Voluntariado Colombia

Tú decides dónde, cómo y cuándo     

Mi mayor recompensa son la sonrisa y el abrazo de un niño

Enviada por: Clemencia Tamayo

Compartirles mi experiencia de voluntariado en el Banco de Alimentos. ¡Eso es todo un placer para mí!

Allí encontré la alegría y el sentido a cada día de mi existencia; Allí encontré el gusto que brinda el trabajo bajo la lluvia o bajo el sol, en la montaña o en el valle, sobre estrechos y pendientes caminos o sobre la más endeble e interminable escalera de piedras y maderos en zona marginada que pareciera llevarme al cielo; Allí encontré que el tiempo no tiene límite porque los destinatarios de su obra necesitan atención los 365 días del año, sin que piense o sienta si existen las horas, los minutos o los segundos; Allí encontré la maternidad porque los niños del Banco de Alimentos son mis hijos y, entonces, me convertí en la más prolífera y felíz de las mujeres; Allí encontré una familia maravillosa, llena de principios y valores como los que la mía propia me inculcó desde la cuna; para terminar, allí encontré, en primerísima instancia, el AMOR.

¿Mi mayor recompensa? ¡La sonrisa y el abrazo de un niño! Si el banco de Alimentos de la Fundación SACIAR no existiera, probablemente yo no podría recibirlos.

Nota: Esta experiencia ha sido cedida por su autora para que te inspires y animes a contar la tuya , y está fuera de concurso.

Un proyecto de