Voluntariado Colombia

Tú decides dónde, cómo y cuándo     

No hay mayor felicidad que hacer algo por los demás

Enviada por: Paula García
Comparte esta experiencia

HOLA A TODOS!!!!!

Soy abogada y un día cualquiera me pregunté qué podía hacer para dejar de lamentarme por la situación social y económica de este país y dejar de anhelar todo aquello que no tengo cuando en realidad lo tengo todo; entonces me di cuenta de dos cosas:

1. Que la felicidad es un concepto personal que cada uno de nosotros construye, y que mi felicidad no puede cifrarse en la de otra persona.
2. Que hay muchas situaciones en las que podemos colaborar y para eso no hace falta ser ricos, sólo ganas de ayudar y lo demás llegará poco a poco.

En la ciudad de Pereira hay una hermosa fundación llamada Nuestro Hogar que tiene una casa donde albergan niñas del ICBF que se encuentran en medida provisional de protección o a la espera que se surta el proceso de adopción guiadas por unas hermanas de una congregación religiosa que son los ángeles de esas chiquitas.

Un día y ante la inquietud de qué hacer con mi tiempo libre fui y toqué a la puerta de esa casa, así de fácil!!!! y hablé con la hermana directora a quien le dije que si me permitía compartir mi tiempo con las niñas leyéndoles cuentos y enseñándoles algunas manualidades, entonces empezó esta linda aventura.

Esta es una iniciativa propia donde cada tarde de sábado comparto mi tiempo con las niñas de la Fundación Nuestro Hogar dándoles unas pequeñas onces después de realizar nuestras actividades donde mis amigos y familia han contribuido con este pequeño proyecto brindándome su apoyo para poder llevar cada sábado un poco de felicidad a estas chiquitas.

Quisiera que quienes quieran apoyarme donen libros de lectura infantil que no necesariamente tiene que estar nuevos pero sí en buen estado, aquellos que sus hijos o sobrinos ya no leen porque han crecido y los dejan a un lado; así mismo son de utilidad todos los materiales para realizar manualidades: colores, plastilina, temperas, pinceles, cartulinas, colbón etc.

Igualmente si nace de su corazón pueden ayudar con las onces que cada sábado se les brinda a las niñas porque para dar felicidad a otro no hace falta que esperes hasta ganarte el baloto acumulado... sólo decidirte a hacerlo!!!!!!!!!
Simplemente decídete ahora pues el momento es ya!!!!

No hay mayor felicidad que hacer algo por los demás, sólo deja tu estado de comodidad!!!!!

La conclusión de mi experiencia es que cuando inicié esto hace algún tiempo, pensé que con una acción simple ayudaría a estas niñas cuando son ellas las que han cambiado mi vida pues ayudar a otro te transforma!!!!

Un proyecto de